top of page

Varimas Travel | Europa: Los atractivos de Lucerna



Una visita a Lucerna es imprescindible si eres un amante de las ciudades pequeñas y llenas de encanto. Sin duda Lucerna o Luzern entra en esta categoría, en la que se podrían encontrar otras ciudades de similar tamaño como por ejemplo Colmar, en la Alsacia francesa.


Ubicada en la orilla occidental del lago Cuatro Cantones (Vierwaldstättersee) o lago de Lucerna, es una de las imágenes icónicas de Suiza gracias a su famoso puente de la Capilla (Kappellbrücke) que salva el río Reuss y por donde los cisnes se dejan llevar grácilmente.


Cómo decíamos, millones de personas visitan Lucerna, convirtiéndola en una de las ciudades más visitadas de Europa. La palma se la llevan los japoneses que acuden en tropel a contemplar esta pequeña ciudad y cómo no, el puente de la capilla lleno de flores, la torre del agua, los cisnes, el lago, la iglesia de los Jesuitas y las terrazas que jalonan la ribera del río tienen gran parte de culpa.


Pero Lucerna tiene muchos más atractivos, como su rico patrimonio arquitectónico, lleno de históricos edificios, puentes y plazas a cada cuál más romántica y evocadora.




Centro de Convenciones y conciertos KKL

Si aparcáis vuestro coche en el parking del centro de Lucerna o llegáis en tren, al salir de la estación podréis contemplar el magnífico edificio del KKL Luzern, ubicado junto al lago. Diseñado por el famoso arquitecto Jean Nouvel es uno de los iconos culturales y arquitectónicos de la nueva Lucerna. Inicialmente estaba concebido para estar en medio del lago, pero los problemas de tráfico marítimo que ello originaría, motivó su ubicación junto a la orilla. Al caer la noche su espectacularidad aumenta exponencialmente y es digno de la mejor fotografía nocturna.




Puente de la capilla (Kapellbrücke)

Si por algo se conoce Lucerna es por su puente de madera cubierto, el más antiguo de Europa (1333) y el segundo más largo del continente. El puente salva el río Reuss y comunica la parte moderna de la ciudad con el centro histórico. Su exterior es magnífico, lleno de flores y con los cisnes nadando a su alrededor. Las vistas de la torre del agua (Wasserturm) y las torres gemelas de la barroca iglesia de los Jesuitas o de los estilizados campanarios simétricos de la Hofkirche, según desde dónde contemplemos el puente, completan una foto para el recuerdo.


Si por fuera es precioso, cruzarlo bajo su cubierta es otra experiencia única. Ciento doce pinturas sobre madera, colgadas en triángulos a lo largo de todo el puente nos muestran la historia de Lucerna y del nacimiento de Suiza. Las pinturas son copias de las originales ya que éstas y el puente fueron pasto de las llamas en una aciaga noche de agosto de 1993. Conscientes de la tragedia, las autoridades solo tardaron ocho meses en reconstruir el mismo y hoy luce con el mismo esplendor que el antiguo.




Puente de la cizaña (Spreuerbrücke)

Si continuáis por la orilla izquierda del puente (acceso sur) pasaréis por bonitas terrazas y sobre todo por la magnífica iglesia de los Jesuitas (Jesuitenkirche), la primera gran iglesia de estilo barroco de Suiza. Un poco más adelante llegaréis a otro puente cubierto, el puente de la cizaña, alberga la obra de Kaspar Meglinger entorno al morboso tema de la muerte. Una bella capilla está situada en medio del puente.


Barrio medieval

Cruzando el Kappellbrücke o el Spreuerbrücke, entraremos de lleno en el corazón histórico de la ciudad. Las calles empedradas y sobre todo las bellas plazas medievales nos invitan a soñar despiertos. Las más bonitas son la plaza del vino (Weinmarkt) y la plaza del grano (Kornmarkt), donde preciosos edificios de los siglos XVI y XVII desfilan ante nuestros ojos, en especial los magníficos frescos de sus fachadas. En la Weinmarkt destaca un antigua farmacia que data del año 1530.




Murallas y torres medievales (Museggmauer)

Si seguís subiendo por las calles y callejuelas del centro histórico llegaréis a un enorme muro de piedra. Es el barrio de Museggmauer, delimitado por su muralla medieval y por las siete torres que se conservan en perfecto estado. Es una zona muy tranquila, ideal para pasear y con poco turismo. Se puede subir a tres de las torres, entre ellas la torre del reloj, la más antigua de la ciudad y que data del año 1535. Ni qué decir tiene que desde aquí obtendréis hermosas vistas de los tejados de Lucerna y del lago.


Jardín de los glaciares (Gletschergarten)

Justo a la izquierda del monumento del león se ubica este pequeño museo que a través de sus 32 marmitas glaciares nos permite descubrir la fascinante época en que este lugar era una playa tropical hace veinte millones de años hasta la reciente Era de la Glaciación hace veinte mil años. Descubierto en 1872, es una oportunidad única para revivir en primera persona la Prehistoria. Además hay un magnífico laberinto de espejos inspirado en la Alhambra construido en 1896 con motivo de la exposición universal de Ginebra. ¡No os lo perdáis!


Panorama Bourbaki

En la plaza del león, un poco más abajo del famoso monumento, encontramos este museo dedicado a una única pieza del pintor Edouard Castres. La pintura en cuestión es una tela circular de 112 x 10 metros y de aproximadamente una tonelada de peso. la temática de la obra es la retirada a la frontera suiza del ejército francés tras su derrota en Belfort en el año 1871, en el marco de la guerra franco-prusiana. Aunque no seáis unos amantes del arte, vale mucho la pena entrar y poder maravillarse ante el realismo de la pintura que es apoyada por efectos visuales y sonoros para conseguir una inmersión total en la realidad histórica tratada.


 

El Cristo, 48 - 3

38108 San Cristobal de la Laguna

Tenerife, Spain

Open from 9:00 AM to 5 PM

Agency Registration I-AV-0003921.1

9 views0 comments

Recent Posts

See All

Hozzászólások


A hozzászólások ki vannak kapcsolva.
bottom of page